Servicio de Salud entrega recomendaciones para el cuidado de la salud en grupos de riesgo frente a las altas temperaturas

Ante las altas temperaturas pronosticadas para la temporada estival en nuestra región, equipos del Servicio de Salud Atacama (SSA) entregaron algunas recomendaciones, especialmente orientados a la población de riesgo, como las personas mayores, personas con afecciones médicas preexistentes, personas con problemas cardíacos e infantes, entre otros, evitando la exposición prolongada al sol.

“Atacama es una región en la que predominan las altas temperaturas en el año, pero durante esta época, donde se intensifican, se hace esencial recordar las medidas de autocuidado y prevención con el objetivo de cuidar la salud de la comunidad, evitando las situaciones de gravedad de quienes corren mayor riesgo frente a las altas temperaturas, la exposición al sol y la deshidratación”, destacó la Subdirectora médica del SSA, Dra. Marisol Ayala.

Además, enfatizó que, “ante el pronóstico de días con altas temperaturas de manera consecutiva, las personas mayores o infantes pueden adoptar algunas acciones preventivas, tales como evitar, en lo posible, la exposición directa y prolongada al calor, especialmente entre las 11.00 horas y las 16.00 horas; beber líquido constantemente, aunque no sienta sed; priorizando el consumo de agua, evitando las bebidas alcohólicas y azucaradas; usar protección solar sobre factor 30, complementado con el uso de sombrero, lentes de sol y sombrilla. De igual manera es importante el uso de ropa ligera, holgada, de colores claros y evitar las telas sintéticas”.

“En caso de que el autocuidado no sea suficiente y la familia o comunidad detecten a una persona con signos y síntomas de estar afectados por el calor, deben llevarla a un lugar con sombra que sea fresco y ventilado; hidratarla con agua; colocar paños fríos, especialmente en rostro, brazos, pecho. De persistir los signos y síntomas debe consultar en su establecimiento de salud más cercano”, indicó la profesional.

Junto con ello es relevante tener algunas consideraciones con las personas mayores de 65 años, para prevenir problemas de salud asociados. “Debemos recordar que los mecanismos que tiene el cuerpo para compensar la pérdida de agua que se produce por la transpiración o por la exposición a altas temperaturas, están modificados en las personas mayores, que tienen disminución en la percepción de la sed y regulan la temperatura de una manera distinta con una sensación reducida al calor, por lo que tienden a protegerse menos”, indicó.

“Los signos de deshidratación de una persona mayor, es que pueden tener la boca más seca, que no está húmeda, la piel enrojecida, con menos elasticidad, más arrugada, presentar disminución en la cantidad de orina que elimina; por lo que es importante anticiparse y favorecer una adecuada hidratación. Asimismo, en las personas que tengan alguna dificultad para tragar los alimentos, usar jaleas puede ser una buena alternativa”, precisó la especialista.

En caso de una situación de emergencia vital, lo fundamental es llamar de inmediato al Servicio de Atención Médica de Urgencia (SAMU) al 131, y mientras se espera hay que intentar enfriar el cuerpo del afectado/a, mediante paños de agua fría y tenderlo en una habitación fresca y fuera de la luz solar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *