Manipuladoras de alimentos, un trabajo silencioso, pero de vital importancia

El último viernes hábil de cada octubre se celebra el Día Nacional de la Manipuladora de Alimentos, quienes tienen como principal función garantizar que los alimentos se preparen con estrictas normas de higiene y seguridad.

El último viernes hábil de cada octubre se celebra el Día Nacional de la Manipuladora de Alimentos, una ocasión en que se destaca el papel esencial que estas profesionales desempeñan en la cadena de suministro de alimentos y la seguridad alimentaria.

Las manipuladoras de alimentos son profesionales cuyo trabajo está situado en el corazón de la industria alimentaria. Una de sus principales funciones es garantizar que los alimentos se preparen y manipulen siguiendo estrictas normas de higiene y seguridad, desde la recepción de materias primas, en todo el proceso de producción, hasta el consumo final.

Un ejemplo de este trabajo es el que realiza de forma diaria Claudia Jeldrez, jefa de bodega de Sodexo, quien trabaja en la Región del Ñuble. Con cerca de 5 años en la organización, ella cuenta que entre sus responsabilidades como manipuladora de alimentos, se incluyen ver la planificación de la alimentación, elaborar las minutas de alimentación, la supervisión del manejo seguro de alimentos, evitando la contaminación y el deterioro, entre otros.

“Nuestro trabajo es súper importante porque la alimentación requiere de extremo cuidado. Tenemos gran responsabilidad ya que enfermar a un cliente o persona puede ser muy grave. Por eso todos debemos ser estrictos en seguir al pie las medidas de seguridad y el uso de la indumentaria adecuada”, explica Jeldrez, quien desempeña su función en la empresa Orafti.

Además, las manipuladoras deben asegurarse de que todos los procesos de preparación y almacenamiento cumplan con las normativas exigidas por la industria, pero también por las autoridades gubernamentales.

A raíz de lo anterior, cumplen una vital importancia para prevenir incidentes alimentarios, entre ellos los brotes de enfermedades alimentarias, lesiones o quejas por elementos extraños o alergias alimentarias, desempeñando un papel fundamental en la protección de la salud pública. “La inocuidad alimentaria es algo en lo que trabajamos día a día, dado a que somos muy prolijas con las temperaturas de cocción y recepción de los alimentos. Esto se ha graficado en que nuestro casino tenga un excelente puntaje de calidad”, explica Jeldrez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *