Durante más de 10 horas Primer Tribunal Ambiental inspecciona socavón de Tierra Amarilla y mina Alcaparrosa

El pasado jueves 07 de diciembre el Primer Tribunal Ambiental realizó una exhaustiva inspección al socavón de Tierra Amarilla y a la mina Alcaparrosa. Todo en el marco de la demanda por daño ambiental interpuesta por el Consejo de Defensa del Estado (CDE) en contra de Compañía Minera Ojos del Salado y Lundin Mining.

La diligencia, en la que participaron los ministros Marcelo Hernández (ministro en ciencias) y Alamiro Alfaro (ministro suplente abogado), tuvo como objeto recabar antecedentes para determinar los alcances de la afectación y las medidas tomadas por la minera para detener la filtración de agua desde el acuífero hacia la mina.

El recorrido contempló diversos sectores como la plataforma de la mina y pozos de monitoreo, pero el que concitó la mayor atención fue el recorrido por el sector de los caserones Gaby donde se produjeron infiltraciones.  “Aparte de la apreciación del contexto exterior de la faena minera y del socavón, nos interesaba revisar aspectos subterráneos como los sellos y muros que se establecieron para controlar los flujos de agua de infiltración del acuífero de Copiapó”, explicó el ministro en ciencias Marcelo Hernández luego de haber estado durante más de tres horas al interior de la mina.

Respecto a la importancia de este tipo de diligencias, el ministro suplente abogado Alamiro Alfaro dijo que “las visitas inspectivas permiten apreciar en el lugar de los hechos, las distintas circunstancias que son alegadas por las partes en las causas, y le permiten al tribunal formarse una convicción objetiva acerca de los hechos que debe resolver”.

Asimismo, el ministro Hernández manifestó que “tener una visión en terreno, del lugar donde ocurren los hechos dañosos y la forma en la que se puede abordar una posible solución, es muy relevante al momento de plantear elementos técnicos-científicos que puedan ser robustos para el abordaje de la controversia”. 

Diligencia
La diligencia se determinó posterior a la audiencia de prueba en el que se presentaron cinco testigos por parte del CDE y cuatro por parte de la minera. En dicha ocasión, además, el Consejo de Defensa del Estado hizo hincapié en el daño irreversible al acuífero y a una pérdida de agua que equivale a más de cinco años de consumo de agua potable para la comuna de Tierra Amarilla.

Ahora lo que viene es el estudio de los antecedentes recabados en terreno, para lo cual el tribunal se apoya en un equipo jurídico y en ciencias quienes aportan con su conocimiento a la resolución de la controversia. El ministro Alfaro explicó que luego del estudio de los antecedentes se debe decidir si se acoge o rechaza la demanda por daño ambiental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *