«Colorín colorado, una historia se ha reciclado» incentivó el amor por los libros y los buenos hábitos medioambientales en las primeras infancias 

El cuenta cuentos “Puri Yapu: un relato en tela, plástico y cartón” de Caty Rosita Santander, niñas y niños de jardines infantiles de Copiapó y Caldera 

Un espacio para la reflexión y el disfrute de las artes escénicas, fue lo que se logró llevar hasta los espacios educativos jardines infantiles y salas cuna “Las abejitas”, “Lucerito”, “Las Dunas de Caldera”, “Pedacito de Cielo”, la escuela “Pehuen””Amanecer”, “Maria Lanza Pizarro”, “Caramelito”, “Rabito”, “Mi Primera Estación”, la Eco Escuela de Lenguaje “Qupayapu” y  la escuela “Kuyay”. Donde las y los párvulos y sus equipos educativos disfrutaron las funciones desarrolladas por el proyecto «Colorín colorado, una historia se ha reciclado». El que cuenta con el objetivo de fomentar y sensibilizar a través del arte y las historias que niños y niñas sean partícipes y protagonistas del cuidado del entorno y el medio ambiente.

Esta propuesta fue pensada y desarrollada por los artistas escénicos Hernan Meléndez y María Isabel Neyra, quienes solicitan a la Agrupación de Danza Atacama presentar este proyecto. Es así, como lograron ejecutar un total de 12 funciones de cuentacuentos, estos fueron financiados por el Fondo de Desarrollo Regional (FNDR) de la Región de Atacama . 

María Isabel Neyra,  artista y mediadora de la instancia comentó que. “la experiencia en este proyecto fue hermosa, primero por darnos cuenta que si está sucediendo un cambio en la forma de enfocar el tema de responsabilidad con el entorno en las educadoras y en sus misiones y visiones como comunidades educativas.En el trabajo con los niños /as en cada comunidad se planificó una estructura de metodología a través del dibujo, que vino a ser el medio para generar la conversación y preguntas respuesta, esto obviamente distinto en cada nivel dependiendo de las características de los grupos, no obstante, los niños /as muy concentrados identificaron en las obras las ideas y como los personajes influyen en las situaciones. En algunos grupos se enfatizó los personajes, en otros el cuidado del medio ambiente, en otras misiones para respetar el entorno, la disposición de ellos /as fue buenísima y muy participativos/as. son instancias significativas en que el arte se pone al servicio de la educación integral en este caso el respeto y cuidado del entorno. Felicitar además a las comunidades educativas por la labor que van realizando con los estudiantes y también por el recibimiento a cada uno/a de nosotros(as). En Caldera se generó una jornada especial para compartir con las educadoras, la cual fue muy bien recibida y en la que se pudo dialogar en torno a estrategias metodológicas a partir del arte. 

Mientras que Caty Rosita Santander, dramaturga, diseñadora escénica y actriz del cuentacuentos “Puri Yapu: un relato en tela, plástico y cartón”, consideró que “trabajar en este proyecto con la primera infancia fue muy valioso pues sembramos en ellos semillas de consciencia sobre el cuidado del medio ambiente y la reutilización creativa de los desechos. Además contribuimos en la formación de audiencias, entendiendo que el arte es otra manera de generar comunidad, diálogo, reflexión, incentivar la creatividad e imaginación”. 

Asimismo, destacó que la obra que presentó en esta oportunidad trata sobre “un pueblo que vivía de manera armónica con la naturaleza y a medida que sus habitantes comienzan a estar cada vez más cansados con el ajetreo de la vida, dejan de preocuparse por la basura y sus desechos. Hasta que emerge un «monstruo» y les advierte que de seguir alimentándose con los residuos que producen, terminará por cubrir todo el pueblo… pero una niña lo enfrenta y junto a su comunidad logran revertir la situación”.

De esta forma, los cuentacuentos que se presentaron fueron: “Marina y el mar de ropa” de la Tropita Galáctica, y “Puri Yapu: un relato en tela, plástico y cartón” de Caty Rosita Santander, fueron acompañados por jornadas de mediación artístico pedagógica y trabajos prácticos con metodología lúdica didáctica junto a las comunidades educativas de los establecimientos, donde se logró reforzar las idea fuerza y con ello contribuir a que las primeras infancias tengan conocimiento de la importancia del cuidado del medioambiente y respeto hacia la naturaleza. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *